La regata debía celebrarse del 2 al 10 de octubre bajo la organización del Club Nàutic s’Arenal pero la situación sanitaria y las restricciones en los viajes de los deportistas hacia la isla han forzado su cancelación
Julio González

La vela mallorquina sufre otro revés en forma de cancelación. Si hace dos días fue el Mundial de la clase Finn y hoy se ha confirmado también la suspensión del Campeonato de Europa de 470 que debía disputarse en la isla del 2 al 10 de octubre bajo la organización del Club Nàutic s’Arenal.

La temporada 2020 se puede considerar un “agujero negro” para la vela de alta competición. La mayoría de grandes eventos, entre ellos los Juegos Olímpicos de Tokio que se han tenido que retrasar a 2021, no han podido celebrarse. La pandemia se ha cebado especialmente con la isla que este año no ha podido ver pruebas como el Trofeo Princesa Sofía  o la Copa del Rey.

Los responsables del Comité de la categoría olímpica 470 han anunciado hoy la suspensión definitiva del Campeonato de Europa ante “la nueva oleada de casos de COVID-19 en Europa, especialmente en España y Francia”. Los responsables de la clase consideran que el Campeonato de Europa Open 2020 “no puede celebrarse de forma cien por cien segura y con el nivel de participación deseado”.

La clase 470 y el organizador del evento Club Nàutic S’Arenal no pueden garantizar el desarrollo de la prueba continental debido a las restricciones y advertencias que muchos países están poniendo para viajar a Mallorca.

La competición ha sido oficialmente cancelada y no será reemplazada por otro evento en una fecha o lugar alternativo dentro del calendario de este año. De esta forma, la categoría europea de 420 se deberá centrar ya en la temporada 2021.

La cancelación de regatas de este nivel supone un problema para los regatistas olímpicos ya que trastoca su preparación y les impide medirse con los mejores para evaluar su progresión sobre todo cuando falta menos de un año para los Juegos y el calendario, con cambios continuos, no ofrece muchas posibilidades.

El caso de la clase Finn, que anunció la suspensión definitiva de su Campeonato del Mundo de 2020, es especialmente delicado pues aún no se han adjudicado todas las plazas para participar en Tokio.

Source : GacetaNautica