Un navegante denuncia la actuación irregular de agentes municipales de Calvià en Punta Negra (Mallorca) y el Ayuntamiento sostiene que se trató de una acción extraordinaria para evitar daños a los bañistas
J.L. MIRÓ

¿Pueden las policías locales controlar fondeos y requerir documentación en el mar? La respuesta que obtiene Gaceta Náutica tras consultar la cuestión con varios abogados expertos en derecho marítimo es que “en principio no”, si bien ninguno se atreve a afirmarlo tajantemente. Las policías municipales son “autoridad” y, por tanto, están facultadas para realizar identificaciones. La cuestión es si ese poder genérico las habilita para invadir competencias que, por ley, corresponden a la Demarcación de Costas, la Conselleria de Medio Ambiente (fondeos) y la Guardia Civil del Mar

La cuestión está sobre la mesa después de que un navegante haya asegurado que agentes de la Policía Local de Calvià, a bordo de una neumática de Protección Civil, han realizado labores de control de fondeos en la zona de Punta Negra, exigiendo la entrega de documentación y emplazando a los navegantes a desplazarse lejos de la costa “por estar amarrados demasiado cerca de tierra”.

Esta denuncia ciudadana, que llegó a Gaceta Náutica hace unas semanas, ha sido acreditada mediante una fotografía en la que, en efecto, se ve a dos policías de Calvià a bordo de la lancha de Protección Civil identificando a los tripulantes de una motora.

El autor de la instantánea, patrón profesional de una embarcación de bandera extranjera, afirma que estos mismos agentes le habían pedido que levantara su fondeo y se alejara del acantilado, a lo que se negó por no reconocer la autoridad municipal y entender que no estaba quebrantando ninguna ley.

“Había media docena de embarcaciones, la mayoría de extranjeros, y varias levaron el ancla y se marcharon”, asegura este testigo, que recalca que su intención no es enfrentarse a ninguna autoridad, sino defender su derecho como navegante: “Si no tienen competencia, no deberían molestar a gente que no está haciendo nada malo ni ilegal, teniendo en cuenta además que no portaban ningún instrumento para medir la distancia de los barcos respecto a la costa y lo hacían a ojo”.

La versión del Ayuntamiento de Calvià es otra. El consistorio afirma que la División de DPR (Divisió de Proximitat i Recolçament) de la Policía Local de Calvià, encargada de la vigilancia de las playas del municipio, realizó hace aproximadamente un mes un seguimiento por quejas en Punta Negra “por presencia de perros y embarcaciones cercanas a la playa”.

“Ese día –añade– había cinco embarcaciones incumpliendo las distancias establecidas, generando peligro para los bañistas. Desde la playa se les dio aviso y se fueron todas menos una, que se negó. Dado que los servicios de vigilancia marina competentes no estaban disponibles, de forma extraordinaria  se solicitó el apoyo de la barca de Protección Civil para poder acercarse al barco en cuestión. El patrón se negó a identificarse y hubo una falta de consideración debida hacia los agentes, quienes le denunciaron por esos conceptos y tramitaron informe a la autoridad competente para que, si lo estima necesario, incoe expediente sancionador por causar peligro a los bañistas”.

El Ayuntamiento de Calvià admite, no obstante, que la Policía Local no tiene competencias en el balizamiento, “pero en este caso actuó para evitar lesiones a bañistas y remitió denuncia a la autoridad competente”.

 

Source: GacetaNautica